La niña de Yemen

lun, 18 de agosto de 2008
EL NUEVO DIA / NOTICIAS

Por: Robert F. Worth

The New York Times

.
.

JIBLA, Yemen – Una mañana de junio, Arwa Abdu Muhammad Ali huyó de la casa de su esposo, ubicada en esta ciudad, para dirigirse al hospital, donde se quejó de que él la había estado golpeando y abusando sexualmente por ocho meses.

.

Lo sorprendente en este caso es que Arwa tiene apenas 9 años. En Yemen es común que los padres casen a sus niños, pero esta costumbre rara vez se discute en público. Ella ha sido la segunda novia infantil que ha hablado voluntariamente de su caso en un mes; en abril, una niña de 10 años, llamada Nujood Ali, fue por su propia iniciativa a la corte a pedir el divorcio, lo que generó un caso legal sin precedentes.

.

Unidas, las historias de las dos niñas han ayudado a estimular un movimiento para poner fin al matrimonio infantil, el cual cada vez más es visto como una parte decisiva del ciclo de pobreza en Yemen y en otros países del tercer mundo. Sacadas de la escuela y obligadas a tener hijos antes de que sus cuerpos estén listos, muchas mujeres yemeníes rurales terminan analfabetas y con serios problemas de salud. Además, sus hijos, a menudo, salen atrofiados.

.

La edad promedio del matrimonio en las áreas rurales de Yemen es de 12 a 13 años, según un estudio reciente llevado a cabo por investigadores de Sana University. El país, en el extremo sur de la Península Arábiga, posee una de las tasas de mortalidad maternal más altas del mundo.

.

“Éste es el primer grito”, dijo Shada Nasser, una abogada de derechos humanos que conoció a Nujood, de 10 años de edad, después que ésta llegó al tribunal a pedir el divorcio. Nasser decidió inmediatamente tomar el caso. Todos los otros casos de matrimonios tempranos han sido dilucidados por jeques de tribus, y las niñas jamás han tenido oportunidad alguna”.

.

Mas, a pesar de la creciente ola de furia, la lucha contra esta práctica no es fácil. Los conservadores islámicos de línea dura, cuya influencia ha crecido enormemente en las últimas dos décadas, la defienden, señalando como ejemplo el matrimonio del profeta Mahoma con una niña de 9 años. El matrimonio infantil tiene sus raíces profundas en una costumbre local de aquí, e incluso está consagrado en una vieja expresión tribal: “Dame una niña de 8 años, y yo podré darte una garantía” de un buen matrimonio.

.

“Cada vez son más las expresiones en la sociedad contra este fenómeno y sus catástrofes”, dijo Shawki al-Qadhi, un imán y miembro de la oposición en el Parlamento, quien, en el pasado, ha tratado infructuosamente de lograr apoyo para una prohibición legal al matrimonio infantil en Yemen. “Pero, a pesar de los rechazos por parte de muchas personas y de algunos expertos religiosos, el mismo continúa”.

.
.

“Yo quería irme a casa”

.

El asunto surgió primero gracias a Nujood, una niña de ojos luminosos, de apenas cuatro pies de estatura. Su terrible experiencia empezó en febrero, cuando su padre la sacó de Sana, la capital yemení, y la llevó a su casa del pueblo para la boda. A ella apenas se le notificó.

.

“Estaba muy asustada y preocupada”, recordó Nujood, con voz suave e infantil, mientras permanecía sentada en el piso con las piernas cruzadas, en la casa de tres habitaciones de su familia en una barriada pobre, no lejos del aeropuerto de Sana. “Yo quería irme a casa”.

.

Mientras contaba su historia, Nujood fue ganando confianza gradualmente, sonriendo con timidez como si estuviera luchando por contener la risa. Más tarde, se quitó el velo, revelando su cabello marrón, que le llegaba a la espalda.Los problemas empezaron la primera noche, cuando su esposo, Faez Ali Thamer, de 30 años, le quitó la ropa tan pronto como la luz se apagó. Ella salió corriendo y llorando de la habitación, pero él la atrapó, la trajo de nuevo al aposento y la hizo suya a la fuerza. Más tarde, él le pegó también.

.

“Él me ha hecho odiar la vida”, dijo ella con la mirada perdida en el recuerdo. La boda fue tan rápida que nadie se molestó en contarle cómo es que las mujeres quedan embarazadas, o cuál es el papel de la mujer, añadió ella.

.

Su padre, Ali Muhammad al-Ahdal, dijo que había accedido al matrimonio porque dos de las hermanas mayores de Nujood habían sido secuestradas y obligadas a casarse, con una de ellas terminando en la cárcel. Ahdal dijo que temía que le ocurriera lo mismo a Nujood, y que un matrimonio temprano le pareció una mejor alternativa.

.
.

Atavismos culturales

.

Ahdal, de aspecto demacrado y decaído, otrora trabajó como barrendero de calles. Ahora él y su familia piden limosna para vivir. Tiene 16 hijos de dos mujeres.

.

La pobreza es una razón por la cual muchas familias yemeníes casan a sus hijos temprano. Otra razón es el miedo de que las niñas sean secuestradas y casadas a la fuerza. Pero las más importantes son la tradición cultural y la creencia de que una novia joven virginal se puede convertir más fácilmente en una esposa sumisa, de acuerdo con un estudio abarcador sobre el matrimonio temprano, publicado por Sana University, en 2006.

.

Nujood se quejó repetidamente a los parientes de su esposo y más tarde a sus propios parientes después que la pareja de trasladó de nuevo a su casa en Sana. Pero ellos dijeron que no podían hacer nada. Romper un matrimonio expondría a la familia a la vergüenza. Finalmente, su tío le dijo que acudiera a la corte. El 2 de abril, dijo ella, se fue sola de su casa y tomó un taxi.

.

Fue la primera vez que viajó sola a alguna parte, recordó Nujood, y estaba asustada. Al llegar al tribunal, le dijeron que el juez estaba ocupado, por lo que se sentó en un banco y esperó. De repente, él estaba de pie frente a ella, imponiéndole su oscura toga. “¿Estás casada?”, le preguntó, con voz conmovedora.

.

De inmediato la invitó a pasar la noche en casa de su familia, dijo ella, ya que las sesiones judiciales del día habían terminado. Allí, ella pasó horas viendo televisión, algo que ella jamás había conocido en el apartamento pobre de su familia, el cual carece hasta de agua corriente.

.

Cuando el caso de Nujood se vio el domingo siguiente, la sala del tribunal se llenó de reporteros y fotógrafos, alertados por su abogada. Su padre y su esposo estaban allí también; el juez los había encarcelado la noche anterior para asegurar su comparecerían en corte. (Ambos fueron puestos en libertad al día siguiente). “¿Quieres la separación o un divorcio permanente”, le preguntó el juez, Muhammad al-Qadhi, a la niña, después de oír su testimonio y el de su padre y el de su esposo.

.

“Quiero un divorcio permanente”, replicó ella, sin titubear. El juez se lo otorgó.

.
.

Le regalan muñecas

.

Después, Nasser, la abogada, llevó a Nujood a una fiesta de celebración en las oficinas de un periódico local, donde fue obsequiada con muñecas y otros juguetes. Nujood vivió con su tío por un tiempo después del fallo judicial, pero luego insistió en regresar a la casa de su padre.

.

“Lo he perdonado”, dijo ella, quien jura que nunca más se va a casar, y quiere llegar a ser una abogada de derechos humanos, como Nasser, o quizás una periodista.

.

A pesar de la victoria, Nasser y otros abogados dicen que están preocupados por la carencia de medios legales para combatir los matrimonios tempranos. El caso de Nujood sólo llegó a los tribunales porque ella dio un paso completamente inusual y fue a parar donde un juez comprensivo.

.

“Fuimos afortunados con este juez”, dijo Nasser. “Otro juez quizás no la habría aceptado en corte, y en cambio habría mandado a buscar a su padre o hermano”, y Nujood probablemente estaría casada todavía.

.

Una ley yemení en 1992 estableció la edad legal mínima de 15 años para casarse.

.

Pero en 1998, el Parlamento la revisó, y permitió a las niñas casarse más temprano siempre que no se fueran a vivir con sus esposos hasta alcanzar la madurez sexual.

.

Aquel cambio reflejó el triunfo de la cultura islámica más conservadora del norte de Yemen sobre el sur secular y marxista después que el Norte y el Sur de Yemén se unieron, en 1990.

En Yemen a las niñas les roban la infancia: las casan antes de cumplir los diez.
.
.

JIBLA, Yemen – Una mañana de junio, Arwa Abdu Muhammad Ali huyó de la casa de su esposo, ubicada en esta ciudad, para dirigirse al hospital, donde se quejó de que él la había estado golpeando y abusando sexualmente por ocho meses.

.

Lo sorprendente en este caso es que Arwa tiene apenas 9 años. En Yemen es común que los padres casen a sus niños, pero esta costumbre rara vez se discute en público. Ella ha sido la segunda novia infantil que ha hablado voluntariamente de su caso en un mes; en abril, una niña de 10 años, llamada Nujood Ali, fue por su propia iniciativa a la corte a pedir el divorcio, lo que generó un caso legal sin precedentes.

.

Unidas, las historias de las dos niñas han ayudado a estimular un movimiento para poner fin al matrimonio infantil, el cual cada vez más es visto como una parte decisiva del ciclo de pobreza en Yemen y en otros países del tercer mundo. Sacadas de la escuela y obligadas a tener hijos antes de que sus cuerpos estén listos, muchas mujeres yemeníes rurales terminan analfabetas y con serios problemas de salud. Además, sus hijos, a menudo, salen atrofiados.

.

La edad promedio del matrimonio en las áreas rurales de Yemen es de 12 a 13 años, según un estudio reciente llevado a cabo por investigadores de Sana University. El país, en el extremo sur de la Península Arábiga, posee una de las tasas de mortalidad maternal más altas del mundo.

.

“Éste es el primer grito”, dijo Shada Nasser, una abogada de derechos humanos que conoció a Nujood, de 10 años de edad, después que ésta llegó al tribunal a pedir el divorcio. Nasser decidió inmediatamente tomar el caso. Todos los otros casos de matrimonios tempranos han sido dilucidados por jeques de tribus, y las niñas jamás han tenido oportunidad alguna”.

.

Mas, a pesar de la creciente ola de furia, la lucha contra esta práctica no es fácil. Los conservadores islámicos de línea dura, cuya influencia ha crecido enormemente en las últimas dos décadas, la defienden, señalando como ejemplo el matrimonio del profeta Mahoma con una niña de 9 años. El matrimonio infantil tiene sus raíces profundas en una costumbre local de aquí, e incluso está consagrado en una vieja expresión tribal: “Dame una niña de 8 años, y yo podré darte una garantía” de un buen matrimonio.

.

“Cada vez son más las expresiones en la sociedad contra este fenómeno y sus catástrofes”, dijo Shawki al-Qadhi, un imán y miembro de la oposición en el Parlamento, quien, en el pasado, ha tratado infructuosamente de lograr apoyo para una prohibición legal al matrimonio infantil en Yemen. “Pero, a pesar de los rechazos por parte de muchas personas y de algunos expertos religiosos, el mismo continúa”.

.
.

“Yo quería irme a casa”

.

El asunto surgió primero gracias a Nujood, una niña de ojos luminosos, de apenas cuatro pies de estatura. Su terrible experiencia empezó en febrero, cuando su padre la sacó de Sana, la capital yemení, y la llevó a su casa del pueblo para la boda. A ella apenas se le notificó.

.

“Estaba muy asustada y preocupada”, recordó Nujood, con voz suave e infantil, mientras permanecía sentada en el piso con las piernas cruzadas, en la casa de tres habitaciones de su familia en una barriada pobre, no lejos del aeropuerto de Sana. “Yo quería irme a casa”.

.

Mientras contaba su historia, Nujood fue ganando confianza gradualmente, sonriendo con timidez como si estuviera luchando por contener la risa. Más tarde, se quitó el velo, revelando su cabello marrón, que le llegaba a la espalda.Los problemas empezaron la primera noche, cuando su esposo, Faez Ali Thamer, de 30 años, le quitó la ropa tan pronto como la luz se apagó. Ella salió corriendo y llorando de la habitación, pero él la atrapó, la trajo de nuevo al aposento y la hizo suya a la fuerza. Más tarde, él le pegó también.

.

“Él me ha hecho odiar la vida”, dijo ella con la mirada perdida en el recuerdo. La boda fue tan rápida que nadie se molestó en contarle cómo es que las mujeres quedan embarazadas, o cuál es el papel de la mujer, añadió ella.

.

Su padre, Ali Muhammad al-Ahdal, dijo que había accedido al matrimonio porque dos de las hermanas mayores de Nujood habían sido secuestradas y obligadas a casarse, con una de ellas terminando en la cárcel. Ahdal dijo que temía que le ocurriera lo mismo a Nujood, y que un matrimonio temprano le pareció una mejor alternativa.

.
.

Atavismos culturales

.

Ahdal, de aspecto demacrado y decaído, otrora trabajó como barrendero de calles. Ahora él y su familia piden limosna para vivir. Tiene 16 hijos de dos mujeres.

.

La pobreza es una razón por la cual muchas familias yemeníes casan a sus hijos temprano. Otra razón es el miedo de que las niñas sean secuestradas y casadas a la fuerza. Pero las más importantes son la tradición cultural y la creencia de que una novia joven virginal se puede convertir más fácilmente en una esposa sumisa, de acuerdo con un estudio abarcador sobre el matrimonio temprano, publicado por Sana University, en 2006.

.

Nujood se quejó repetidamente a los parientes de su esposo y más tarde a sus propios parientes después que la pareja de trasladó de nuevo a su casa en Sana. Pero ellos dijeron que no podían hacer nada. Romper un matrimonio expondría a la familia a la vergüenza. Finalmente, su tío le dijo que acudiera a la corte. El 2 de abril, dijo ella, se fue sola de su casa y tomó un taxi.

.

Fue la primera vez que viajó sola a alguna parte, recordó Nujood, y estaba asustada. Al llegar al tribunal, le dijeron que el juez estaba ocupado, por lo que se sentó en un banco y esperó. De repente, él estaba de pie frente a ella, imponiéndole su oscura toga. “¿Estás casada?”, le preguntó, con voz conmovedora.

.

De inmediato la invitó a pasar la noche en casa de su familia, dijo ella, ya que las sesiones judiciales del día habían terminado. Allí, ella pasó horas viendo televisión, algo que ella jamás había conocido en el apartamento pobre de su familia, el cual carece hasta de agua corriente.

.

Cuando el caso de Nujood se vio el domingo siguiente, la sala del tribunal se llenó de reporteros y fotógrafos, alertados por su abogada. Su padre y su esposo estaban allí también; el juez los había encarcelado la noche anterior para asegurar su comparecerían en corte. (Ambos fueron puestos en libertad al día siguiente). “¿Quieres la separación o un divorcio permanente”, le preguntó el juez, Muhammad al-Qadhi, a la niña, después de oír su testimonio y el de su padre y el de su esposo.

.

“Quiero un divorcio permanente”, replicó ella, sin titubear. El juez se lo otorgó.

.
.

Le regalan muñecas

.

Después, Nasser, la abogada, llevó a Nujood a una fiesta de celebración en las oficinas de un periódico local, donde fue obsequiada con muñecas y otros juguetes. Nujood vivió con su tío por un tiempo después del fallo judicial, pero luego insistió en regresar a la casa de su padre.

.

“Lo he perdonado”, dijo ella, quien jura que nunca más se va a casar, y quiere llegar a ser una abogada de derechos humanos, como Nasser, o quizás una periodista.

.

A pesar de la victoria, Nasser y otros abogados dicen que están preocupados por la carencia de medios legales para combatir los matrimonios tempranos. El caso de Nujood sólo llegó a los tribunales porque ella dio un paso completamente inusual y fue a parar donde un juez comprensivo.

.

“Fuimos afortunados con este juez”, dijo Nasser. “Otro juez quizás no la habría aceptado en corte, y en cambio habría mandado a buscar a su padre o hermano”, y Nujood probablemente estaría casada todavía.

.

Una ley yemení en 1992 estableció la edad legal mínima de 15 años para casarse.

.

Pero en 1998, el Parlamento la revisó, y permitió a las niñas casarse más temprano siempre que no se fueran a vivir con sus esposos hasta alcanzar la madurez sexual.

.

Aquel cambio reflejó el triunfo de la cultura islámica más conservadora del norte de Yemen sobre el sur secular y marxista después que el Norte y el Sur de Yemén se unieron, en 1990.

.
.

JIBLA, Yemen – Una mañana de junio, Arwa Abdu Muhammad Ali huyó de la casa de su esposo, ubicada en esta ciudad, para dirigirse al hospital, donde se quejó de que él la había estado golpeando y abusando sexualmente por ocho meses.

.

Lo sorprendente en este caso es que Arwa tiene apenas 9 años. En Yemen es común que los padres casen a sus niños, pero esta costumbre rara vez se discute en público. Ella ha sido la segunda novia infantil que ha hablado voluntariamente de su caso en un mes; en abril, una niña de 10 años, llamada Nujood Ali, fue por su propia iniciativa a la corte a pedir el divorcio, lo que generó un caso legal sin precedentes.

.

Unidas, las historias de las dos niñas han ayudado a estimular un movimiento para poner fin al matrimonio infantil, el cual cada vez más es visto como una parte decisiva del ciclo de pobreza en Yemen y en otros países del tercer mundo. Sacadas de la escuela y obligadas a tener hijos antes de que sus cuerpos estén listos, muchas mujeres yemeníes rurales terminan analfabetas y con serios problemas de salud. Además, sus hijos, a menudo, salen atrofiados.

.

La edad promedio del matrimonio en las áreas rurales de Yemen es de 12 a 13 años, según un estudio reciente llevado a cabo por investigadores de Sana University. El país, en el extremo sur de la Península Arábiga, posee una de las tasas de mortalidad maternal más altas del mundo.

.

“Éste es el primer grito”, dijo Shada Nasser, una abogada de derechos humanos que conoció a Nujood, de 10 años de edad, después que ésta llegó al tribunal a pedir el divorcio. Nasser decidió inmediatamente tomar el caso. Todos los otros casos de matrimonios tempranos han sido dilucidados por jeques de tribus, y las niñas jamás han tenido oportunidad alguna”.

.

Mas, a pesar de la creciente ola de furia, la lucha contra esta práctica no es fácil. Los conservadores islámicos de línea dura, cuya influencia ha crecido enormemente en las últimas dos décadas, la defienden, señalando como ejemplo el matrimonio del profeta Mahoma con una niña de 9 años. El matrimonio infantil tiene sus raíces profundas en una costumbre local de aquí, e incluso está consagrado en una vieja expresión tribal: “Dame una niña de 8 años, y yo podré darte una garantía” de un buen matrimonio.

.

“Cada vez son más las expresiones en la sociedad contra este fenómeno y sus catástrofes”, dijo Shawki al-Qadhi, un imán y miembro de la oposición en el Parlamento, quien, en el pasado, ha tratado infructuosamente de lograr apoyo para una prohibición legal al matrimonio infantil en Yemen. “Pero, a pesar de los rechazos por parte de muchas personas y de algunos expertos religiosos, el mismo continúa”.

.
.

“Yo quería irme a casa”

.

El asunto surgió primero gracias a Nujood, una niña de ojos luminosos, de apenas cuatro pies de estatura. Su terrible experiencia empezó en febrero, cuando su padre la sacó de Sana, la capital yemení, y la llevó a su casa del pueblo para la boda. A ella apenas se le notificó.

.

“Estaba muy asustada y preocupada”, recordó Nujood, con voz suave e infantil, mientras permanecía sentada en el piso con las piernas cruzadas, en la casa de tres habitaciones de su familia en una barriada pobre, no lejos del aeropuerto de Sana. “Yo quería irme a casa”.

.

Mientras contaba su historia, Nujood fue ganando confianza gradualmente, sonriendo con timidez como si estuviera luchando por contener la risa. Más tarde, se quitó el velo, revelando su cabello marrón, que le llegaba a la espalda.Los problemas empezaron la primera noche, cuando su esposo, Faez Ali Thamer, de 30 años, le quitó la ropa tan pronto como la luz se apagó. Ella salió corriendo y llorando de la habitación, pero él la atrapó, la trajo de nuevo al aposento y la hizo suya a la fuerza. Más tarde, él le pegó también.

.

“Él me ha hecho odiar la vida”, dijo ella con la mirada perdida en el recuerdo. La boda fue tan rápida que nadie se molestó en contarle cómo es que las mujeres quedan embarazadas, o cuál es el papel de la mujer, añadió ella.

.

Su padre, Ali Muhammad al-Ahdal, dijo que había accedido al matrimonio porque dos de las hermanas mayores de Nujood habían sido secuestradas y obligadas a casarse, con una de ellas terminando en la cárcel. Ahdal dijo que temía que le ocurriera lo mismo a Nujood, y que un matrimonio temprano le pareció una mejor alternativa.

.
.

Atavismos culturales

.

Ahdal, de aspecto demacrado y decaído, otrora trabajó como barrendero de calles. Ahora él y su familia piden limosna para vivir. Tiene 16 hijos de dos mujeres.

.

La pobreza es una razón por la cual muchas familias yemeníes casan a sus hijos temprano. Otra razón es el miedo de que las niñas sean secuestradas y casadas a la fuerza. Pero las más importantes son la tradición cultural y la creencia de que una novia joven virginal se puede convertir más fácilmente en una esposa sumisa, de acuerdo con un estudio abarcador sobre el matrimonio temprano, publicado por Sana University, en 2006.

.

Nujood se quejó repetidamente a los parientes de su esposo y más tarde a sus propios parientes después que la pareja de trasladó de nuevo a su casa en Sana. Pero ellos dijeron que no podían hacer nada. Romper un matrimonio expondría a la familia a la vergüenza. Finalmente, su tío le dijo que acudiera a la corte. El 2 de abril, dijo ella, se fue sola de su casa y tomó un taxi.

.

Fue la primera vez que viajó sola a alguna parte, recordó Nujood, y estaba asustada. Al llegar al tribunal, le dijeron que el juez estaba ocupado, por lo que se sentó en un banco y esperó. De repente, él estaba de pie frente a ella, imponiéndole su oscura toga. “¿Estás casada?”, le preguntó, con voz conmovedora.

.

De inmediato la invitó a pasar la noche en casa de su familia, dijo ella, ya que las sesiones judiciales del día habían terminado. Allí, ella pasó horas viendo televisión, algo que ella jamás había conocido en el apartamento pobre de su familia, el cual carece hasta de agua corriente.

.

Cuando el caso de Nujood se vio el domingo siguiente, la sala del tribunal se llenó de reporteros y fotógrafos, alertados por su abogada. Su padre y su esposo estaban allí también; el juez los había encarcelado la noche anterior para asegurar su comparecerían en corte. (Ambos fueron puestos en libertad al día siguiente). “¿Quieres la separación o un divorcio permanente”, le preguntó el juez, Muhammad al-Qadhi, a la niña, después de oír su testimonio y el de su padre y el de su esposo.

.

“Quiero un divorcio permanente”, replicó ella, sin titubear. El juez se lo otorgó.

.
.

Le regalan muñecas

.

Después, Nasser, la abogada, llevó a Nujood a una fiesta de celebración en las oficinas de un periódico local, donde fue obsequiada con muñecas y otros juguetes. Nujood vivió con su tío por un tiempo después del fallo judicial, pero luego insistió en regresar a la casa de su padre.

.

“Lo he perdonado”, dijo ella, quien jura que nunca más se va a casar, y quiere llegar a ser una abogada de derechos humanos, como Nasser, o quizás una periodista.

.

A pesar de la victoria, Nasser y otros abogados dicen que están preocupados por la carencia de medios legales para combatir los matrimonios tempranos. El caso de Nujood sólo llegó a los tribunales porque ella dio un paso completamente inusual y fue a parar donde un juez comprensivo.

.

“Fuimos afortunados con este juez”, dijo Nasser. “Otro juez quizás no la habría aceptado en corte, y en cambio habría mandado a buscar a su padre o hermano”, y Nujood probablemente estaría casada todavía.

.

Una ley yemení en 1992 estableció la edad legal mínima de 15 años para casarse.

.

Pero en 1998, el Parlamento la revisó, y permitió a las niñas casarse más temprano siempre que no se fueran a vivir con sus esposos hasta alcanzar la madurez sexual.

.

Aquel cambio reflejó el triunfo de la cultura islámica más conservadora del norte de Yemen sobre el sur secular y marxista después que el Norte y el Sur de Yemén se unieron, en 1990.

.
.

JIBLA, Yemen – Una mañana de junio, Arwa Abdu Muhammad Ali huyó de la casa de su esposo, ubicada en esta ciudad, para dirigirse al hospital, donde se quejó de que él la había estado golpeando y abusando sexualmente por ocho meses.

.

Lo sorprendente en este caso es que Arwa tiene apenas 9 años. En Yemen es común que los padres casen a sus niños, pero esta costumbre rara vez se discute en público. Ella ha sido la segunda novia infantil que ha hablado voluntariamente de su caso en un mes; en abril, una niña de 10 años, llamada Nujood Ali, fue por su propia iniciativa a la corte a pedir el divorcio, lo que generó un caso legal sin precedentes.

.

Unidas, las historias de las dos niñas han ayudado a estimular un movimiento para poner fin al matrimonio infantil, el cual cada vez más es visto como una parte decisiva del ciclo de pobreza en Yemen y en otros países del tercer mundo. Sacadas de la escuela y obligadas a tener hijos antes de que sus cuerpos estén listos, muchas mujeres yemeníes rurales terminan analfabetas y con serios problemas de salud. Además, sus hijos, a menudo, salen atrofiados.

.

La edad promedio del matrimonio en las áreas rurales de Yemen es de 12 a 13 años, según un estudio reciente llevado a cabo por investigadores de Sana University. El país, en el extremo sur de la Península Arábiga, posee una de las tasas de mortalidad maternal más altas del mundo.

.

“Éste es el primer grito”, dijo Shada Nasser, una abogada de derechos humanos que conoció a Nujood, de 10 años de edad, después que ésta llegó al tribunal a pedir el divorcio. Nasser decidió inmediatamente tomar el caso. Todos los otros casos de matrimonios tempranos han sido dilucidados por jeques de tribus, y las niñas jamás han tenido oportunidad alguna”.

.

Mas, a pesar de la creciente ola de furia, la lucha contra esta práctica no es fácil. Los conservadores islámicos de línea dura, cuya influencia ha crecido enormemente en las últimas dos décadas, la defienden, señalando como ejemplo el matrimonio del profeta Mahoma con una niña de 9 años. El matrimonio infantil tiene sus raíces profundas en una costumbre local de aquí, e incluso está consagrado en una vieja expresión tribal: “Dame una niña de 8 años, y yo podré darte una garantía” de un buen matrimonio.

.

“Cada vez son más las expresiones en la sociedad contra este fenómeno y sus catástrofes”, dijo Shawki al-Qadhi, un imán y miembro de la oposición en el Parlamento, quien, en el pasado, ha tratado infructuosamente de lograr apoyo para una prohibición legal al matrimonio infantil en Yemen. “Pero, a pesar de los rechazos por parte de muchas personas y de algunos expertos religiosos, el mismo continúa”.

.
.

“Yo quería irme a casa”

.

El asunto surgió primero gracias a Nujood, una niña de ojos luminosos, de apenas cuatro pies de estatura. Su terrible experiencia empezó en febrero, cuando su padre la sacó de Sana, la capital yemení, y la llevó a su casa del pueblo para la boda. A ella apenas se le notificó.

.

“Estaba muy asustada y preocupada”, recordó Nujood, con voz suave e infantil, mientras permanecía sentada en el piso con las piernas cruzadas, en la casa de tres habitaciones de su familia en una barriada pobre, no lejos del aeropuerto de Sana. “Yo quería irme a casa”.

.

Mientras contaba su historia, Nujood fue ganando confianza gradualmente, sonriendo con timidez como si estuviera luchando por contener la risa. Más tarde, se quitó el velo, revelando su cabello marrón, que le llegaba a la espalda.Los problemas empezaron la primera noche, cuando su esposo, Faez Ali Thamer, de 30 años, le quitó la ropa tan pronto como la luz se apagó. Ella salió corriendo y llorando de la habitación, pero él la atrapó, la trajo de nuevo al aposento y la hizo suya a la fuerza. Más tarde, él le pegó también.

.

“Él me ha hecho odiar la vida”, dijo ella con la mirada perdida en el recuerdo. La boda fue tan rápida que nadie se molestó en contarle cómo es que las mujeres quedan embarazadas, o cuál es el papel de la mujer, añadió ella.

.

Su padre, Ali Muhammad al-Ahdal, dijo que había accedido al matrimonio porque dos de las hermanas mayores de Nujood habían sido secuestradas y obligadas a casarse, con una de ellas terminando en la cárcel. Ahdal dijo que temía que le ocurriera lo mismo a Nujood, y que un matrimonio temprano le pareció una mejor alternativa.

.
.

Atavismos culturales

.

Ahdal, de aspecto demacrado y decaído, otrora trabajó como barrendero de calles. Ahora él y su familia piden limosna para vivir. Tiene 16 hijos de dos mujeres.

.

La pobreza es una razón por la cual muchas familias yemeníes casan a sus hijos temprano. Otra razón es el miedo de que las niñas sean secuestradas y casadas a la fuerza. Pero las más importantes son la tradición cultural y la creencia de que una novia joven virginal se puede convertir más fácilmente en una esposa sumisa, de acuerdo con un estudio abarcador sobre el matrimonio temprano, publicado por Sana University, en 2006.

.

Nujood se quejó repetidamente a los parientes de su esposo y más tarde a sus propios parientes después que la pareja de trasladó de nuevo a su casa en Sana. Pero ellos dijeron que no podían hacer nada. Romper un matrimonio expondría a la familia a la vergüenza. Finalmente, su tío le dijo que acudiera a la corte. El 2 de abril, dijo ella, se fue sola de su casa y tomó un taxi.

.

Fue la primera vez que viajó sola a alguna parte, recordó Nujood, y estaba asustada. Al llegar al tribunal, le dijeron que el juez estaba ocupado, por lo que se sentó en un banco y esperó. De repente, él estaba de pie frente a ella, imponiéndole su oscura toga. “¿Estás casada?”, le preguntó, con voz conmovedora.

.

De inmediato la invitó a pasar la noche en casa de su familia, dijo ella, ya que las sesiones judiciales del día habían terminado. Allí, ella pasó horas viendo televisión, algo que ella jamás había conocido en el apartamento pobre de su familia, el cual carece hasta de agua corriente.

.

Cuando el caso de Nujood se vio el domingo siguiente, la sala del tribunal se llenó de reporteros y fotógrafos, alertados por su abogada. Su padre y su esposo estaban allí también; el juez los había encarcelado la noche anterior para asegurar su comparecerían en corte. (Ambos fueron puestos en libertad al día siguiente). “¿Quieres la separación o un divorcio permanente”, le preguntó el juez, Muhammad al-Qadhi, a la niña, después de oír su testimonio y el de su padre y el de su esposo.

.

“Quiero un divorcio permanente”, replicó ella, sin titubear. El juez se lo otorgó.

.
.

Le regalan muñecas

.

Después, Nasser, la abogada, llevó a Nujood a una fiesta de celebración en las oficinas de un periódico local, donde fue obsequiada con muñecas y otros juguetes. Nujood vivió con su tío por un tiempo después del fallo judicial, pero luego insistió en regresar a la casa de su padre.

.

“Lo he perdonado”, dijo ella, quien jura que nunca más se va a casar, y quiere llegar a ser una abogada de derechos humanos, como Nasser, o quizás una periodista.

.

A pesar de la victoria, Nasser y otros abogados dicen que están preocupados por la carencia de medios legales para combatir los matrimonios tempranos. El caso de Nujood sólo llegó a los tribunales porque ella dio un paso completamente inusual y fue a parar donde un juez comprensivo.

.

“Fuimos afortunados con este juez”, dijo Nasser. “Otro juez quizás no la habría aceptado en corte, y en cambio habría mandado a buscar a su padre o hermano”, y Nujood probablemente estaría casada todavía.

.

Una ley yemení en 1992 estableció la edad legal mínima de 15 años para casarse.

.

Pero en 1998, el Parlamento la revisó, y permitió a las niñas casarse más temprano siempre que no se fueran a vivir con sus esposos hasta alcanzar la madurez sexual.

.

Aquel cambio reflejó el triunfo de la cultura islámica más conservadora del norte de Yemen sobre el sur secular y marxista después que el Norte y el Sur de Yemén se unieron, en 1990.

 
PÁGINA: 1 DE 1

  

 
Cambio en la lectura
ampliar tamaño de la letrareducir tamaño de la letra
ver texto en una columnaver texto en dos columnas
estilo inicial
Opciones
versión para imprimir
añadir al listado de enlaces guardados.



<!– –>

<!– –>
 
Publicada on agosto 26, 2008 at 9:34 pm  Dejar un comentario  

The URI to TrackBack this entry is: https://edfu3007.wordpress.com/76/trackback/

RSS feed for comments on this post.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: